Estrutura de los Grados

 

Incipio I° - La palabra del Latín Incipio significa “Yo comienzo”. Éste es el nivel en el que se entra a la Ordo Luciferi. Es la compuerta al Templo. Engloba el trabajo del Cuerpo, sus Sentidos y el Auto-control. Sin la capacidad de controlarse no se podrá tener el poder de progresar con soltura en la Gran Obra por delante. Incipio es la etapa donde el iniciado estudiará los conceptos y enseñanzas de otros que han avanzado por el camino anteriormente mientras exploran el entendimiento personal sobre qué significa ser Luciferino. La tutoría en este punto sería informal y promulgada colectivamente a través de los lugares de encuentro. La membrecía en este grado es abierta a cualquiera que tenga el Deseo, la Determinación y la Fuerza de Voluntad de obtener una copia del Rito de Auto-Iniciación Oficial (ver abajo para el Rito de Auto-Iniciación) y realizarlo sinceramente. Los iniciados son alentados a escribir y compartir artículos sobre su experiencia con el Rito y sobre su interpretación de algunos símbolos encontrados en el Rito.

 

Adeptus II° - Los Adepti son aquellos individuos que tienen un sentido de cuáles son sus más grandes metas y saben qué hacer para obtener las capacidades y oportunidades para llegar hasta ahí. Ellos están activamente trabajando en alcanzar estas metas. El grado de Adeptus representa el segundo nivel de Auto-conocimiento. Tratando con el Ser Emocional a través de los implementos del Cuerpo y la Mente, uno trabaja con varias energías incorporadas en el Yo. Dicha capacidad garantiza la habilidad de Manifestarlo, utilizando la energía de las emociones sin abrumarse u obsesionarse con ellas. Los Magi y superiores a él tomarán un rol más personal en la tutoría del Adepti.

 

Magus III° - El Magus es quien ha desplegado un entendimiento claro de su propio camino y ha alcanzado un nivel alto de auto-determinación en su vida. El trabajo del tercer grado es en el nivel de la Auto-Maestría y familiarizarse con los mecanismos de la Mente. Con los niveles previos alcanzados, el Magus trabaja para además manifestar su Voluntad y alcanzar estados más altos de armonía y coherencia interna. Además el desarrollo es parcialmente obtenido a través de dar asesoría a otros miembros. El asesoramiento de un miembro de nivel superior es considerado un lujo para el Magi por que se espera que sea totalmente capaz de dirigir su propio camino de este punto en delante.

 

Primus IV° - El cuarto nivel es el grado de la Mente y del Alma. Esta marcado por la competente capacidad de la Auto-Manifestación. Los miembros del grado Primus son auto-conscientes, activas entidades conscientes atrayendo y afectando el mundo y alcanzando más allá del mundo de los sentidos hacia un espectro más alto del ser. En la práctica, este grado es dado como reconocimiento a un Magus que ha producido un cuerpo de artefactos que ayudarán a perpetuar de alguna manera la filosofía Luciferina en el futuro. Idealmente, estos artefactos continuarían existiendo e influenciando otros individuos incluso más allá de la muerte física del Magus que lo creó.

 

Animus V° - El quinto nivel es el grado de la Auto-Soberanía. Éste representa el nivel de un Primus quien, sumado a los artefactos mencionados anteriormente, ha creado y enseñado un sistema de ocultismo único y efectivo. Estos nuevos sistemas usualmente existirán entre la O. L. en su inicio pero deben desarrollarse completamente como escuelas independientes.

 

Illuminatus VI° - “El Reino de la Luz Consciente del Auto-Logro hecho manifiesto por un Ser Iluminado”. Esto representa la etapa de la Apoteosis para aquellos que siguen el Sendero de la Mano Izquierda y la completa Unidad con el Cosmos para aquellos en el Sendero de la Mano Derecha. Cada individuo deberá tener su propia concepción de qué representa esta etapa  para ellos. Un Illuminatus debió haber alcanzado todos los grados anteriores y haber enfrentado el mayor dualismo de su propia existencia. Éste no será un grado utilizado para describir a alguien más joven de, por decir, 100 años, excepto en algunos casos en que el individuo ya falleció. La política particular fue creada con la intención de mantener al individuo siempre avanzando y para inspirar a los miembros a valorar la longeva y saludable existencia física.

La Orden Luciferino